Archivo de la etiqueta: sumilleria

Javier Espí, Sumiller y formador, comparte una fórmula magistral para obtener un vino licoroso

A veces, sin esperarlo, la vida te ofrece un gran regalo, regalo que puede ir en forma de fórmula magistral guardada durante décadas…y claro, si te regalan algo así, ¿cómo no vas a intentar preparar esa fórmula? Máxime si el resultado de la misma promete un vino cargado de historia y tradición ¿fondillón?  ¡¡Podría ser!! ¡¡GRACIAS de antemano Javier Espí por compartirlo con tus alumn@s del Curso/Módulo Sumillería del CdT 2018-2019!!  Ha sido un verdadero placer y gustazo compartir muchos #vinos momentos durante estos meses y ha sido un regalazo el que hayas compartido el resultado de esa “fórmula magistral” con tod@s nosotr@s …  ¿A que estáis intrigados?  Seguid leyendo que os la desvelamos en este post 😉

Como nos contó el último día de clase  “todo comenzó en 2004 con 3 barriles de 16 litros cada uno que llené con 4 vinos: Giró semidulce, monastrell añejo seco, mistela de moscatel y malvasía y que dejé envejecer y reducir sin rehenchirlos durante 10 años para hacer un buena “madre”… En 2014 los rellené con Giró, monastrell, moscatel y malvasía secos (en una proporción de 40%, 30%, 15% y 15% respectivamente) y, desde entonces,  los voy manteniendo a tope de llenado para evitar la subida de acético.Cada barril, como era de suponer, se ha comportado de diferente manera –hemos hablado mucho en el curso de la evolución natural de los vinos en crianza en función de la madera y tostado de ella de los barriles en los que se encuentren-.  Uno es muy complejo, tiene unos 18º y una acidez cítrica destacable. Es un vino semidulce con potentes notas oxidativas de su crianza. Es el único del que se ha embotellado una muestra para compartir con compañerxs del curso de sumiller (¡¡Aplausos!!)…y no se sacará otra botella hasta dentro de 1 año. La saca anual será así de sólo un 5%. La segunda barrica es menos alcohólica y marca delicadas especias dulces con una acidez viva envuelta en un suave dulzor. Es un vino abocado con 16º.  La tercera tiene 15º y es un reflejo de nuestro monte bajo, con profundas notas especiadas y herbáceas. También es abocado y con un interesante fondo balsámico. La primera saca de esas dos será también para compartir con los compañerxs en una de esas salidas a bodega que tenemos programadas…

Seguro que algún que otro purista se está “rasgando las vestiduras” pues, desde la DO de Alicante y otras instituciones  sólo se considera fondillón cuando éste se elabora con uva 100% monastrell… algo que, si repasamos la historia de los vinos alicantinos y su procedencia, podríamos replantearnos… Sobre todo,  si tenemos en cuenta el tradicional tipo de arrendamiento de las tierras de cultivo (enfiteusis), las variedades disponibles en nuestras tierras hace siglos y la necesidad de vendimiar “sus” tierras en último lugar lo que obligaba a que las uvas se recogiesen de estas vides ya casi pasificadas… esto nos daría que la propuesta de Javier Espí (que comparten otros estudiosos, enólogos y/o bodegueros alicantinos) bien podría tratarse del “verdadero” fondillón –si es que hay uno verdadero y no varios “estilos” de elaboración como sostienen determinados autores-.

Hecha esta introducción,  a modo de reflexión, ahora el regalo, espero hacéroslo yo 😉 Aquí tenéis, amig@s, mi EMOCATA del “Marqués de Espí 2004”:

“A veces, la vida te ofrece el mejor de los regalos en forma de fórmula magistral” para que puedas elaborar un vino cargado de historia y tradición. Un vino con nombre propio.

La intensidad del color azabache resbalará por tu copa en forma de líquida melaza e irán despertando tu sentido del olfato con múltiples aromas: compota de fruta de hueso y toques de frutos secos junto a agradables notas de café que se fusionan con suaves especias y naranja confitada.

En boca sorprende su intensa dulzura que deja paso a una agradable acidez como si pidiese no envejecer del todo… cada sorbo es el recuerdo de tiempos pasados aunque no tan lejanos en las que las uvas pasificadas se convertían, con el devenir de los años y descandando en aquellos toneles al fondo de las cavas de los humildes hogares, en el vino para los grandes eventos familiares o para determinadas y contadas festividades en el año.

Tradicionalmente, estos vinos viejos, abocados y licorosos han acompañado pastas y dulces pero te invitamos a “romper reglas” y disfrutarlo junto a unos salazones de la terreta.”

La elaboración, consumo y disfrute de estos vinos tan alicantinos es, sin duda, el mejor homenaje a los hombres y mujeres que trabajaron estas tierras (y las siguen trabajando) y, por necesidad, consiguieron convertir su fruto en un vino tan especial como éste… A ell@s, a nostr@s se nos dio también un bonito regalo… ¡¡No lo olvidemos!!

¡¡Gracias Javier por ser nuestro formador en este curso y por invitarnos a catar esa primera “saca”!! ¡¡Enhorabuena!!

 Marichel López Catalá

 

Artículos relacionados:
https://www.diarioinformacion.com/fin-semana/2018/06/15/cria/2032701.html http://rafaelpoveda.net/
https://labodegaalicantina.wordpress.com/2014/12/18/nota-de-cata-del-fondillon-gran-reserva-1987-de-la-bodega-salvador-poveda/
https://labodegaalicantina.wordpress.com/2013/12/02/toneles-la-otra-joya-historica-de-alicante/

Anuncios